miércoles, 24 de septiembre de 2008

Un antídoto acuático

Continuando mi paseo por tierras segovianas, hoy os traigo una nueva entrega dedicada a algunas de las más interesantes pilas bautismales que he podido contemplar a lo largo y ancho de la provincia. Ciertamente muchas. Y es que si algo he aprendido en estos años paseando por los caminos del románico es que, aunque centenares de iglesias de origen románico fueron rehechas en siglos posteriores, lo más frecuente es que su primitiva pila bautismal haya perdurado al haber sido reutilizada en el nuevo templo.

Debido a las persecuciones durante los primeros años del cristianismo, el bautismo fue administrado en cualquier lugar dotado de agua. Así las antiguas catacumbas se convirtieron en los primitivos baptisterios que, una vez oficializado el culto en el Imperio romano, se trasladarán a las nuevas basílicas o a las inmediaciones de antiguas surgencias de agua consideradas taumatúrgicas en los siglos anteriores.

Pila bautismal de la iglesia de la iglesia de S. Miguel, Tenzuela (Segovia)

Ahora bien, no pretendo hacer un recorrido por la evolución del rito bautismal a lo largo de los siglos. Únicamente veo necesario señalar que con la implantación de la liturgia romana, allá por el siglo XI, se establecieron las pautas que, más o menos, han configurado el rito del bautismo que aún perdura en nuestros días. Entre ellas destacan la sustitución de los grandes baptisterios por pilas de menor tamaño situadas en el interior de cada iglesia y la generalización del bautismo en edad infantil. Las antiguas cubetas de posible origen visigodo, entre las que podemos citar las de Sta. María de Riaza y Tenzuela, ya dan fe de algunos de estos cambios.

Pila bautismal de la iglesia de La Natividad, Sta. María de Riaza (Segovia)

Los motivos iconográficos que las adornan son realmente variados. Sin embargo, contamos con un importante testimonio escrito en las Partidas alfonsíes, en donde se afirma que los temas más recurrentes en la decoración de las pilas son aquellos que remiten al bautismo como segunda Creación o como remisión de los pecados, la creencia en el “ángel del bautismo” o la concepción de la propia pila como Fuente de la Vida paradisíaca y como vientre espiritual de la Madre Iglesia.

En cualquier caso, la gran mayoría de las pétreas copas de los ejemplares conservados suelen decorarse con gallones a modo de enormes veneras marinas, elemento que nos remite a los conceptos de fecundidad acuática y de regeneración del neófito. No es extraño que esta decoración se encuentre acompañada por otros motivos que engalanen aún un poco más el conjunto: algunos de los más recurrentes, el sogueado y los entrelazos, no hacen sino recordarnos los cáñamos que reforzaban las paredes de las primeras pilas bautismales, realizadas a modo de toscas cubas de madera. Dos buenos ejemplos los encontramos en Pelayos del Arroyo y Caballar.

Pila bautismal de la iglesia de S. Vicente, Pelayos del Arroyo (Segovia)

Pila bautismal de la iglesia de la Asunción de María, Caballar (Segovia)

Existen otros casos en los que el ornato llega a estadios superiores, conviviendo los citados gallones con alguna imagen figurativa referente a los temas iconográficos antes mencionados. Destacan los presuntos apóstoles de la dañada pila de La Cuesta y, sobre todo, la peculiar representación seráfica, quizá el “Ángel del Bautismo” encargado de acompañar al catecúmeno a la pila, que adorna la pila de la iglesia de S. Matín de Sacramenia (antes en Sta. Marina).

Pila bautismal de la iglesia de S. Cristóbal, La Cuesta (Segovia)

Pila bautismal de la iglesia de S. Martín, Sacramenia (Segovia)

Como colofón, existen casos aún más excepcionales como el de la llamada “Catedral de la Sierra”, es decir, la solitaria iglesia de Aldealengua de Pedraza. Pese a los vandálicos actos de expolio que ésta ha sufrido, aún conserva en su interior un voluminoso ejemplar gallonado en el que destacan unas curiosas cabecitas. Pese a lo que pudiésemos imaginar a bote pronto, parece ser que estos misteriosos bustos representan a los “mecenas” de esta obra, que para mayor gloria quisieron pasar a la pétrea eternidad. Por los siglos de los siglos.

Pila bautismal de la iglesia de La Asunción de María,
Aldealengua de Pedraza (Segovia)

7 comentarios:

Syr dijo...

Bonita pasarela de la moda ablucionista del románico segoviano, amigo.

" Entre la tienda del encuentro y el altar, dispón la pila y echa agua en ella...Colocó la pila entre la tienda del encuentro y el altar, y la llenó de agua para abluciones. Moisés, Aarón y sus hijos se lavaron las manos y los pies; se lavaban cada vez que entraban en la tienda del encuentro o se aproximaban al altar, como el Señor lo había ordenado" ( Exodo, 40, 7.30-32)

Ya están secas, pero seguro que recordarás la bonita costumbre de mojar y ofrecer al siguiente. Quizá tú no, pero los que tenemos algunos años, ¡ oye, que era una manera lícita de hacer manitas con la novia¡.

Salud y románico

Jose dijo...

Muy bonitas las pilas bautismales, me gusta sobre todo la de Sacramenia, y todas las figuradas en general, jejeje. Por cierto, tío, q suerte que pudiste ver todas las iglesias por dentro! Se ve que lo aprovechaste bien, jejeje. Un abrazo

ArtuROM dijo...

Muy buenas.

Amigo Syr, es siempre un placer leerte. Por cierto me has ilustrado a base de bien con esas costumbres, para mí hasta hoy desconocidas, jaja. ¡Otra cosa más que sé!

Una cosa que me sorprendió, eso sí, es que aunque secas, muchos vecinos de estos pueblecillos me aseguraron que multitud de descendientes del pueblo siguen bautizando a sus retoños en la pila del pueblo. Incluso cuatro o cinco bautizos por verano. Las fotos, dicen, les quedan muy bonitas, jeje.

Hola de nuevo, Jose. Veo que te has abonado a mi foro, algo que es verdaderamente un honor, jeje. La verdad es que aproveché al máximo el programa de puertas abiertas que se desarrolló este verano, y también la hospitalidad de los lugareños, encantados siempre de enseñarme sus iglesias.

Bueno, amigos, nos seguimos viendo por aquí. ¡Un saludo!

BARUK dijo...

Interesantísimo ese comentario sobre el escrito de las Partidas alfonsíes.

Creo que ahí esta la base para la interpretación de muchas ornamentaciones y símbolos que encontramos en las pilas. Tengo algunas de ellas muy curiosas e historiadas, serian un buen tema de debate.


Saluditos

syr dijo...

Pues cuando queráis, pues a la vista tengo el Titulo IIII, Ley II de las Partidas en la que lo describe como " E tan grand es la virtud deftas palabras e del agua, que tañendo el cuerpo de fuera, laua el alma de dentro e faze feñal en ella" y las siguientes, que tratan de sus clases o maneras (de agua, de intención o espiritual y de sangre).

Salud y románico

ArtuROM dijo...

¡Pues ánimo! Si queréis podemos dedicar un apartado a las pilas bautismales en el foro, pues ahí podemos poner fotos y comentarlas. ¿Qué os parece?

Saludines.

BARUK dijo...

PUES VALE!!, CHACHI PIRULI


A POR LAS PILAS!!!!!